Consejos para equipar una grúa con barquilla

Con frecuencia recibimos consultas de clientes interesados en equipar su grúa con una barquilla, para poder elevar personal en altura además de manipular cargas. Hoy, queremos traerles algunas disposiciones y consejos de seguridad para hacerlo correctamente.

Primero mencionaremos la seguridad: la hidrogrúa debe adecuarse a las pautas de la norma IRAM 3929 para poder trabajar con una barquilla. Esto incluye equiparla con parada de emergencia, radio remoto control y estabilizadores adicionales, entre otras consideraciones. Además, en caso de querer trabajar para organismos como empresas de energía o una petrolera, debemos certificar la grúa bajo los criterios de esta norma para poder operar.

Sin embargo también existen ventajas de equipar tu hidrogrúa con una barquilla. La más importante y principal es el aumento de la productividad, ya que un mismo equipo se puede usar para desempeñar múltiples tareas, y en algunos casos se puede incluso elevar cargas y personal al mismo tiempo. Esto implica otra ventaja, que es una disminución de los tiempos de trabajo, y por lo tanto también un ahorro en los costos de trabajo y una menor inversión.

Siguiendo con las recomendaciones, la hidrogrúa en cuestión debe ser mantenida en correctas condiciones de trabajo y cumplir con los requisitos establecidos en las normativas. Para ello, debe inspeccionarse con regularidad.

Por otra parte, de acuerdo a la legislación SRT 960/2015 es clave utilizar siempre los elementos de protección personal, en especial el arnés, y señalizar correctamente la zona de trabajo con balizas y conos.

Es importante mencionar que se deben evitar los trabajos con tensión. Si bien el operario debe utilizar guantes y caso protector, las hidrogrúas no cuentan con aislación eléctrica en su brazo móvil ni tampoco en la barquilla. Esto quiere decir que puede emplearse una grúa con barquilla para pintura en altura, poda, cambio de luminarias, y trabajos con líneas eléctricas desenergizadas, pero no para trabajos con tensión (TCT). Así, se puede operar con líneas eléctricas pero tiene que cortarse la corriente.

Un último punto que recomendamos es que la empresa que busque incorporar una barquilla a su grúa para poder operar, en lo posible capacite a sus operarios acerca de la seguridad en trabajos en altura, especialmente en lo que respecta a la cercanía con líneas eléctricas.

Así podremos elevar personas en altura con nuestra grúa con tranquilidad, cumpliendo las disposiciones normativas y garantizando la seguridad de los operarios. Para más información, los invitamos a revisar en detalle la norma IRAM 3929.

AXION, Alta performance a su alcance.

es_ESEspañol
pt_BRPortuguês en_USEnglish (UK) en_GBEnglish (US) es_ESEspañol